Cómo escribir un libro de arte

26/08/2021 by - Artistas

Cómo escribir un libro de arte

Desde ese momento cuando el hombre decidió escribir o imprimir libro para expresar sus pensamientos de una manera comprensible para los demás, se ha cumplido con el cometido del lenguaje que se centra en transmitir lo que se piensa a lo escrito.

Usar el lenguaje es un fenómeno sumamente complejo que si bien, no hace más sencillo hablar, tampoco ha de serlo, escribir con corrección.

En el caso del arte, escribir, imprimir libro y hablar sobre él desde una percepción sensorial y personal partiendo desde una experiencia estética ha sido estudiada a manos de la antropología de la imagen.

Desde la que ha sido posible aprender que la imagen que se genera frente a nosotros ha de ser procesada dentro de una especie de ojo mental donde es filtrada y codificada a partir de una perspectiva individual que resulta única.

Pero que además se encuentra cargada de experiencias previas, asociaciones libres o intencionales, lecturas que encuentran su origen en la mirada personal y que llegan a ser almacenadas en función de dicha asimilación.

Este es un proceso que no llega a ser reconocido en el momento en que sucede, pero que es llevado a cabo de manera cotidiana y resulta más perceptible en la medida en que nos exponemos en mayor medida a diversas visualidades. De esta manera, el valor se ve incrementado al ver constantemente arte, cine de diversos orígenes y obras de la historia del arte.

Esta es una asimilación de las imágenes y pueden llegar a ser compartidas con otras personas y con la que se alcanzan conclusiones comunes relacionadas con la experiencia de la imagen y de las obras.

Si nos remitimos a la teoría no se encuentra nadie más capacitado que otras personas para lograr una experiencia con el arte que resulte significativa, tal acepción implica que todos estamos en la capacidad de emitir un criterio u opinión partiendo desde lo que vemos.

No obstante, si hablamos de arte, la opinión que se emite desde el gusto llega a funcionar de una forma que es totalmente distinta que en un estudio de mercado, de hecho no llega a funcionar para el crecimiento del arte, pero puede que sí lo haga para el crecimiento del artista.

Separándonos de lo romántico que quizás suene, este ha de ser un punto de partida desde el que es posible hablar de arte a través de una conversación que no esta basada sólo en la opinión del gusto con un disfraz de crítica de arte o quizás en su extremo opuesto, la crónica de los acontecimientos que rodean al arte y sus actores.

Escribir sobre arte es apostar por una reflexión que se hace desde la historia del arte cuyo interés está marcado en la crítica de arte que en su mejor ángulo cuenta con el papel fundamental de entablar los vínculos y puentes entre el arte y los espectadores.

Esto último es posible entenderlo como si se tratara de un crítico que debe explicarle al público la obra y es exactamente en ese punto donde hay que ser muy claros ya que el arte no debería necesitar ser explicado debido a que existe como experiencia estética independiente de un texto, una aclaración o una guía, más allá de que los críticos y curadores difieran de ello.