Crear fragancias es un arte, solo basta con ir hasta las equivalencias perfumes Yodeyma

13/09/2021 by - Artistas

Crear fragancias es un arte, solo basta con ir hasta las equivalencias perfumes Yodeyma

Emilio Valeros, quien es perfumista explica que «Con fantasía y buen sentido artístico, se combinan múltiples aromas hasta conseguir el deseado. Esta labor no es una ciencia sino un arte», bien podemos encontrarlo en cualquiera de las fragancias que nos ofrece el catálogo equivalencias perfumes Yodeyma

 

Un perfume se trata de una mezcla de sustancias odoríficas naturales y sintéticas que se conjugan de una manera armonizada con las que se «produce una sensación agradable al olfato». Para lograrlo, un perfumista debe ser capaz de reconocer unos 300 olores distintos y todo gracias a la cantidad de horas que toma para el aprendizaje. 

 

Sabemos que elaborar un nuevo perfume no se trata de una tarea sencilla y más cuando en el mercado es posible encontrar cientos de personas que se rinden a los encantos de esos aromas que son a la medida, es decir, fragancias personalizadas como las de la lista equivalencias fragancias Yodeyma.

 

Según señala Valeros, «La creación de una nueva fragancia puede costar años de esfuerzo y trabajo», quien además asegura, que «a pesar del gran desarrollo de los aromas sintéticos, la calidad de un perfume se equipara a la riqueza de las notas naturales que lo componen”. 

 

Es importante destacar que en el proceso del perfume, la primera y más costosa operación recae en la obtención de los aceites esenciales, a través de la destilación, los tratamientos directos, la extracción con disolventes, el enflorado o infusión.

 

«El más utilizado es la destilación o arrastre con vapor, ya que se puede aplicar a plantas, raíces, flores, hojas y madera», comenta el reconocido nariz Alberto Morillas, quien es el creador de perfumes míticos como CK One o Acqua di Gio. 

 

No obstante, este es un sistema que no puede ser aplicado con flores tan delicadas como el nardo, el jazmín, el iris o la violeta, de los que solo se le puede arrebatar su perfume en frío, mediante un delicadisimo y costoso proceso denominado enflorado, el mismo consiste en colocar las flores encima de bandejas que están impregnadas de grasa inodora que absorbe el olor de las flores.

 

«El acto de crear un perfume viene de dentro, de mi alma, e intento que lo pueda comprender una mujer o un hombre. Cierro mis ojos, lo pienso y escribo la fórmula», sostiene Morillas, quien ha creado perfumes míticos, que aún son «número uno después de que ya han transcurrido veintidós años», recalcó. 

 

En cuanto a los aceites esenciales, estas son sustancias puras que alcanzan precios de vértigo. Por ejemplo, 1 kilo de esencia de jazmín se encuentra rondando los 30.000 euros y el de iris 50.000. 

 

Estas no son cifras descabelladas pero si se toma en consideración que para obtener un kilo de esta esencia de jazmín se requiere recolectar más de diez mil kilos de flores, que son recogidas una a una, la historia cambia. Otro ejemplo es el de los cuatro mil kilos de pétalos de rosa de Grasse que son usados en la obtención de un litro de aceite esencial, cuyo precio puede llegar a oscilar entre los 9.000 euros. En la actualidad existen más de 4.000 materias primas distintas.